Seleccionar página

Caminemos juntos caminemos por la igualdad

Feb 29, 2024 | General, Igualdad | 0 Comentarios

Caminemos juntos caminemos por la igualdad

En el mundo contemporáneo, donde la tecnología impulsa gran parte de la economía global, la brecha de género en las empresas tecnológicas se ha convertido en un tema de creciente preocupación y debate. Mientras que algunos países han logrado avances significativos en la reducción de esta brecha, otros aún enfrentan desafíos importantes. Entre los países desarrollados, se destacan Islandia, Finlandia y Noruega como líderes en la lucha contra la desigualdad de género, mientras que España ocupa un lugar menos favorable en el ranking, ubicándose en el puesto 18 en términos de igualdad de género. ¿Cuáles son las causas y las implicaciones de esta brecha de género en las empresas tecnológicas en estos países?

El Contexto de los Líderes en Igualdad de Género

Islandia, Finlandia y Noruega: Estos países han sido reconocidos internacionalmente por sus políticas progresistas y enfoques innovadores para promover la igualdad de género. Han implementado leyes y políticas que garantizan la igualdad de oportunidad en el lugar de trabajo, así como medidas de conciliación entre el trabajo y la vida personal que benefician tanto a hombres como a mujeres. Además, han invertido en educación y capacitación para fomentar la participación equitativa de ambos géneros en campos como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM).

Desafíos en España

A pesar de estar en el contexto de los países desarrollados, España enfrenta desafíos persistentes en la reducción de la brecha de género en las empresas tecnológicas. Aunque ha habido avances en términos de legislación y conciencia pública sobre la igualdad de género, todavía existen barreras culturales y estructurales que limitan la participación plena de las mujeres en el sector tecnológico. Estas barreras incluyen estereotipos de género arraigados, falta de acceso equitativo a oportunidades de empleo y promoción, así como desigualdades en la distribución del trabajo no remunerado, como las responsabilidades familiares.

Implicaciones de la Brecha de Género en las Empresas Tecnológicas

La persistencia de la brecha de género en las empresas tecnológicas tiene implicaciones significativas tanto a nivel económico como social. Desde una perspectiva económica, limita el potencial de innovación y crecimiento de las empresas al excluir el talento y la perspectiva diversa que aportan las mujeres. Además, perpetúa la desigualdad salarial y la segregación ocupacional, lo que contribuye a la desigualdad de ingresos entre hombres y mujeres. A nivel social, refuerza las normas de género tradicionales y socava los derechos y la autonomía de las mujeres en el lugar de trabajo.

Abordando la Brecha de Género: Recomendaciones y Perspectivas Futuras

Para abordar eficazmente la brecha de género en las empresas tecnológicas, se requiere un enfoque integral que combine políticas gubernamentales, iniciativas del sector privado y cambios culturales. Algunas recomendaciones incluyen:

  1. Implementación y Cumplimiento de Legislación de Igualdad de Género: Es crucial que los países desarrollen e implementen leyes y políticas que promuevan la igualdad de género en el lugar de trabajo y garanticen la aplicación efectiva de estas normativas.
  2. Fomento de la Diversidad y la Inclusión: Las empresas tecnológicas deben adoptar medidas concretas para fomentar la diversidad de género en sus equipos, incluyendo prácticas de contratación equitativas y programas de mentoría y desarrollo profesional para mujeres.
  3. Educación y Sensibilización: Se deben realizar esfuerzos continuos para desafiar los estereotipos de género desde una edad temprana y promover la participación de las mujeres en campos STEM a través de programas educativos y de sensibilización.
  4. Promoción de la Conciliación entre el Trabajo y la Vida Personal: Las empresas deben ofrecer políticas de permisos parentales equitativos y flexibilidad laboral para apoyar a sus empleados en la gestión de responsabilidades familiares y laborales.

En última instancia, abordar la brecha de género en las empresas tecnológicas no solo es una cuestión de justicia social, sino también de eficiencia económica y desarrollo sostenible. Al seguir avanzando hacia la igualdad de género en el ámbito laboral, podemos construir sociedades más inclusivas, equitativas y prósperas para todos.

Situación actual

Según un nuevo informe del Banco Mundial (2023), el ritmo de las reformas hacia un trato igualitario de las mujeres ante la ley ha caído a su nivel más bajo en los últimos 20 años, lo que constituye un obstáculo potencial para el crecimiento económico en un período crucial para la economía a nivel mundial.

En 2022, la puntuación promedio a nivel mundial en el índice de La Mujer, la Empresa y el Derecho es de 77,1 aumentando sólo medio punto, lo que indica que, en promedio, las mujeres gozan apenas del 77 % de los mismos derechos que tienen los hombres ante la ley. Al ritmo actual de reforma, en muchos países una mujer que ingresa a la fuerza laboral hoy, se retirará antes de obtener los mismos derechos que los hombres.

El informe La Mujer, la Empresa y el Derecho 2023 mide leyes y regulaciones en 190 países en ocho áreas relacionadas con la participación económica de la mujer. Las ocho áreas son Movilidad, Trabajo, Remuneración, Matrimonio, Parentalidad, Empresariado, Activos y Jubilación. Los datos, que abarcan hasta el 1 de octubre de 2022, ofrecen parámetros de referencia objetivos para medir el progreso a nivel mundial hacia igualdad de género en el marco de la ley. En la actualidad, solo 14 países -todos ellos integrantes de las economías de ingreso alto- cuentan con leyes que otorgan a las mujeres los mismos derechos que a los hombres.

En la actualidad, la igualdad de oportunidades económicas para las mujeres es más alta en las economías de ingreso alto de la OCDE. No obstante, se han seguido implementando reformas importantes en las economías en desarrollo. África al sur del Sahara realizó avances significativos el año pasado. La región ha registrado más de la mitad de todas las reformas llevadas a cabo en el mundo en 2022, ya que siete economías de la región, (Benín, la República del Congo, Côte d’Ivoire, Gabón, Malawi, Senegal y Uganda) aprobaron 18 cambios positivos en su legislación.

Datos preocupantes

En todo el mundo, casi 2.400 millones de mujeres en edad de trabajar todavía no tienen los mismos derechos que tienen los hombres. La reducción de la brecha de género en empleo podría incrementar el producto interno bruto (PIB) per cápita a largo plazo en un promedio de casi un 20% en todos los países. Según estudios, se estiman unas ganancias económicas globales de 5 a 6 billones de dólares, si las mujeres iniciaran y ampliaran nuevos negocios al mismo ritmo que lo hacen los hombres.

Nuestra opinión

Si bien es cierto que en países desarrollados industrial y económicamente, la brecha salarial es menor que en el resto, sabemos que queda mucho por recorrer. Desde ATGA queremos impulsar campañas que permitan disminuir esta brecha, acompañando en todo momento a cualquier compañera que crea que sus derechos están o puedan estar siendo mermados por diferencia de género. Sabemos que queda camino por eso, CAMINEMOS JUNTOS, CAMINEMOS POR LA IGUALDAD.

Fuente 1: Datosmacro.om

Fuente 2: Bancomundial.org

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.